sábado, 10 de noviembre de 2007

¿Qué es un meme?

El concepto de meme (mime) se debe a Dawkins, un sociobiólogo más conocido por su labor divulgativa desde la aparición de su best seller. "El gen egoista", y que puede definirse como un replicante cultural en definitiva una metáfora del gen: ideas, cancioncillas, creencias, costumbres étnicas, etc. A diferencia de los genes no están contenidos en el patrimonio genético sino en el acervo cultural.

. Los memes en este sentido son genes culturales pero la cultura y la biología en el hombre son la misma cosa o al menos se hallan tan yuxtapuestas que no es difícil confundirlas entre sí. No podemos hacer una abstracción de la una a favor de la otra, ni podemos llegar a discriminar qué es una conducta genéticamente determinada de una sociogénesis cultural, de otro modo el hombre tendría las mismas enfermedades que los animales y no es así , aunque también puede enfermar por las mismas causas que aquellos el proceso de hominización y de simbolización añade una nueva dimensión al sufrimiento humano.

En realidad un meme es otra forma de replicación distinta a la reproducción sexual o asexual, es una replicación por mimetismo: de cerebro a cerebro, en lugar de cuerpo a cuerpo, una replicación que casi nunca es exacta como sucede en los genes ya que tropieza constantemente con la interpretación, modelado y "output" del receptor. No utiliza gametos sino la comunicación humana para su replicación, concretamente el lenguaje.

Susan Blakemore es la que más sabe de memética en el mundo, vale la pena leer este articulo suyo, publicado aqui.

Vale la pena tambien esta entrevista que le hizo Eduardo Punset en su casi clandestino programa "Redes". Puedes verlo pinchando aqui.

El lector para mejor comprensión de qué cosa es un meme tendrá necesariamente que ver este video y tratar de repetir el estribillo de la canción que propongo y compararla más tarde con el monólogo completo de Hamlet para entender la diferencia que existe entre un meme maligno y egoista con un meme benefactor para la humanidad tal y como propuso Shakespeare. Obsérvese no obstante que aunque el "aserejé" es fácil de decir y cantar, los cerebros individuales saturados de chorradas solo pueden retenerlo unas semanas o meses. Una cosa por la otra.

3 comentarios:

Ana di Zacco dijo...

No puedo evitar la tentación de fantasear que si Schopenhauer hubiera conocido el término “meme” lo habría aplicado como herramienta esclarecedora en sus diatribas sobre el amor, p.e. cuando dice
“Cuando el instinto de los sexos se manifiesta en la conciencia individual de una manera vaga y genérica, sin determinación precisa, lo que aparece fuera de todo fenómeno es la voluntad absoluta de vivir. Cuando se especializa en un individuo determinado el instinto del amor, esto no es en el fondo más que una misma voluntad que aspira a vivir en un ser nuevo y distinto (…) La naturaleza necesita esa estratagema para lograr sus fines (!) (…) El que cierto hijo sea engendrado: ése es el fin único y verdadero de toda novela de amor, aunque los enamorados no lo sospechen.”
Extendiendo el concepto de “hijo” o “creación” al ámbito de la creatividad (casa quinta, como sabemos), todo parecería casi encajar. La cuestión pendiente, entonces, sería reconciliar a esos bichitos culturales con el trillado libre albedrío. Oh, cielos.

rot dijo...

más explicaciones:

http://biblioweb.sindominio.net/memetica/memes.html

http://biblioweb.sindominio.net/memetica/contrameme.html

Paco Traver dijo...

La voluntad de representación de la que hablaba Shopenhauer es un concepto para mi más comprensible que el concepto de meme que parece más bien un concepto de "ciencia ficción", porque la imaginación nos lleva a suponer que los memes son como los genes; unos "cabrones" que piensan, planean y se infiltran para provocar enfermedades y desgracias. El término "meme" tendrá más éxito que la palabra simbolo porque entronca con la tecnología de los móviles, de la televisión y de Internet. dentro de poco la humanidad enterea estará infectada por emes y de ahi a que alguien invee una vacuna, hay un paso, tendremos que vivir adheridos a un antivirus, a un Panda que naturalmente no financiará la seguridad social.

Editoriales

Mito, narrativa y salud mental